Vídeo promocional

Visualiza nuestro vídeo promocional, en él encontrarás en poco más de un minuto el porque debes asistir al I Congreso Intersanitario Estatal de estudiantes.

Disfrútalo

Anuncios

Introducción del congreso.

La profesión médica, farmacéutica y la enfermería son muy conocidas entre la población de muchos países, entre ellos España. Sin embargo, el conocimiento del nexo de  ambas profesiones es prácticamente desconocido, salvando la conexión entre el medico que firma la receta, el farmacéutico que dispensa el medicamento y la enfermera que lleva la medicación en el hospital.

Este pensamiento generalizado y el hecho de la natural rivalidad entre profesiones hace que entre algunos profesionales de la salud como son los médicos, farmacéuticos y enfermeras haya discrepancias, no se pongan de acuerdo y se produzca un alejamiento entre ambos.

Pero cuando todos los profesionales cooperan y trabajan juntos en pos de una atención sanitaria de calidad para los pacientes, estos lo notan y se ponen mejor. A fin de cuentas este es el propósito  de aquellos que se dedican a la salud. Pero no es una situación de un único momento. Un paciente ha ido al médico y ha cogido su receta siguiendo sus explicaciones, ha ido al farmacéutico y este le ha dado las indicaciones básicas sobre la posología y como debe tomar el medicamento, y en función del cual sea este, y los otros medicamentos que está tomando le invita a hacerle un seguimiento. El paciente que ve la buena disposición acude regularmente a su farmacia en la que su farmacéutico le sigue el tratamiento hasta que tiene lugar la revisión con su médico, el cual conoce con todo detalle profesional como ha ido evolucionando su paciente, y de esta manera toma la mejor decisión para él. El médico observa con toda su información que el paciente no evoluciona correctamente y debe ser ingresado. Ya en cama, el paciente es lógicamente un enfermo, y todos los cuidados que obtenga serán muy necesarios para que prospere correctamente. Los profesionales de la enfermería están en los momentos duros con el paciente y sus familiares, verificando que va todo bien, preguntado cómo se siente, ofreciéndose a prestar cualquier ayuda que este o sus familiares. Los profesionales de la enfermería juegan un papel psicológico de vital importancia que facilita en una gran medida que el paciente se recupere.

Gracias a esta cooperación entre los gremios el paciente sabe que en todo momento va a estar atendido por enfermeras que van a hacer su estancia lo más agradable posible y que están en contacto directo con el médico, y por tanto, en un momento de urgencia aunque no esté el doctor saben como actuar y que es mejor para el paciente. Cuando se ve esa compenetración entre doctor y enfermera el paciente se siente mucho más seguro. Si el paciente toma regularmente la medicación y esta es adecuada debido a la gran conexión del médico con los farmacéuticos hospitalario que se escuchan unos a otros, todo va en beneficio del paciente. Y cuando alegremente el paciente abandona el ingreso y se le cita para las revisiones, mientras tanto, el paciente acude a su oficina de farmacia regularmente y es atendido con un seguimiento completo que hace que el paciente se sienta confiado con los profesionales de la salud que están a cargo del él.

La medicina y la farmacia llevan siglos siendo profesiones diferentes, pero hubo un tiempo en el que eran desempeñadas por la misma persona. El aumento de conocimiento y de demanda de la población hizo necesaria un mayor nivel de especialización. Especialización que continúa aumentando actualmente en médicos y farmacéuticos. Pero no hay que olvidar que dentro de la enfermería también ha aumentado la especialización. Todo para que el paciente esté lo mejor tratado posible.

Ambas profesiones se separaron para dar un mejor servicio sanitario, y es por esto que es vital la cooperación entre ambos profesionales, porque no importa si somos médicos o farmacéuticos, todos somos sanitarios. Y jamás hay que olvidar, que quienes están más tiempo con el paciente en un hospital son los profesionales de la enfermería, y que sin ellos la conexiones sanitarias serían mucho más deficientes porque el paciente se vería desatendido previamente, y aunque la conexión fuese la mejor, el paciente no lo percibiría, porque se vería abandonado muchas horas durante su enfermedad.

Para profundizar y poder dar un mejor trato de calidad se crearon gran cantidad de ramas, las cuales forman el gran árbol sanitario: fuerte y robusto. Cuando este árbol está bien regado y lleno de hojas los pacientes reciben una atención completa y eficaz, pero cuando las ramas están en el suelo los pacientes se aferran a su intuición no profesional, y a veces siquiera hacen uso de ninguna rama y no confían en la medicina, y esa desconfianza puede ser mortal.

Por consecuente, la cooperación entre médicos, farmacéuticos y profesionales de la enfermería es vital para que el árbol sanitario llegue a todos de forma eficaz y segura.